Mitos y realidades sobre el tabaco

actriz-tabaco-normal-365xXx80El tabaco desde que fue introducido en Europa por los descubridores del nuevo mundo ha ido ganando adeptos, también
vinculado al uso y costumbres masculinas. A partir de los años cincuenta, la investigación empieza a arrojar datos sobre el impacto del tabaco en la salud física, como factor causal y o agravante de enfermedades cardiovasculares, respiratorias, cáncer de pulmón, úlcera gastroduodenal, etc.

Mitos:

Tiene importantes beneficios para la salud (ayuda a la digestión, combate el frío, activa la circulación, cura catarros, etc.).
Favorece las relaciones de amistad y la integración en los grupos.
Facilita las relaciones sexuales.
Ayuda a superar dificultades sociales y laborales.
Estimula la creatividad intelectual.
Da alegría.
Infunde valor.
Ayuda a tomar decisiones.

Realidades:

Provoca importantes problemas de salud (afecciones digestivas como gastritis y úlcera gastroduodenal, trastornos renales, cardiacos y sobre todo hepáticos).
El consumo continuado conduce a un deterioro en la calidad de las relaciones afectivas. Contribuye a la desestructuración y a los conflictos familiares.

A largo plazo se produce una disminución del deseo sexual y ocasiona impotencia en el hombre.
Es una de las causas más frecuentes del absentismo laboral y también del escolar.
Ocasiona deterioro intelectual y graves trastornos de memoria.
Es un depresor del Sistema Nervioso Central; con frecuencia aparece asociado a estados depresivos.
Desinhibe el comportamiento, aumentando el riesgo de accidentes y de conductas violentas.
Produce un importante deterioro a nivel psicológico, que provoca astenia y una conducta evitativa en la toma de  decisiones.

Extraído de “Alcohol y tabaco. Infórmate!” Junta de Andalucía.