Mitos sobre el bullying

cobardes18

Esto ha pasado siempre: “Todos y todas lo hemos sufrido”

El acoso es un abuso, es violencia y con la violencia no hay nada que negociar.

“Son cosas de los chavales, es normal” o “No es para tanto”

Agredir, ser agredido, mirar a otro lado… no son buenos ingredientes ni para relacionarte con otros ni para relacionarte contigo mismo. No es una cuestión de buenos o malos, sino de tener coraje y decir: ¡basta! Ni victima, ni agresor, ni testigo. Frases como “era una broma”, o “siempre nos tratamos así” son excusas.

“Algo habra hecho, que espabile” o “Eso le hará fuerte”

Este argumento es el colmo. Con razonamientos así se convierte a la víctima en culpable. ¡Vamos, el mundo al revés! Nadie, quédate con la copla, nadie merece ser maltratado. El acoso es algo serio y no forma parte del proceso de
crecimiento de las personas, o sea, que no es bueno para madurar.

“Afecta a los chicos y chicas problemáticos”

Cualquiera puede ser acosado. Y nadie merece ser víctima del maltrato. 

Si te ves como blanco del acoso has de romper con ello. Si te ves como espectador/a y no sabes o no puedes reaccionar, también has de acabar con esa forma pasiva de relación. Si te ves en el papel del agresor/a, te estás perjudicando a ti mismo y a los demás, pero también puedes romper con ello y aprender a relacionarte, a tener control de ti mismo y a valorar a los demás. Para cada uno de los tres papeles hay una misma palabra: tú eres el responsable.

“Yo no soy un chivato”

Sé inteligente, sé parte de la solución porque si no, eres parte del problema. Rechaza la violencia, pero tiende la mano a la persona.

Extraído de la “Guía para las chicas y chicos sobre el acoso escolar”. Fundación Telefónica