Acoso escolar: ¿Qúe podemos hacer?

03

Las relaciones con los compañeros pueden ser muy gratificantes; con ellos estamos bien, compartimos y aprendemos muchas cosas importantes de la vida. Pero a veces, queriendo o sin querer, nos hacemos daño y esto
genera infelicidad, malestar y sufrimiento.

A menudo empiezan como una broma, sin mala intención, que se va escalando poco a poco. Se trata de darse cuenta que alguien puede salir perjudicado, y que entre todos podemos evitarlo. Así conseguiremos que se respeten nuestros derechos y los derechos de los demás. Así conseguiremos vivir mejor y ser más felices.

¿Eres de los que agreden?

Si eres un chico o una chica que estás liado en este tipo de conductas, seguramente tienes un problema. Cuando una persona agrede a otra a menudo lo hace por que no es feliz. Deberías buscar qué te pasa y por qué
necesitas “meterte” con otras personas, especialmente si son más débiles que tu.

A veces agredimos por que nos sentimos enfadados, heridos o asustados y no sabemos como poner nuestros sentimientos en palabras; entonces “descargamos” sobre otro y nos podemos sentir valientes y fuertes, pero esto no soluciona nada, ya que continuamos teniendo el problema.

Las persones felices no necesitan hacer daño a los
demás para sentirse mejor.

¿Has sido testigo de maltrato?

Ser espectador de situaciones de maltrato también tiene
consecuencias negativas para uno mismo: Aunque a veces podamos pensar: “no va conmigo”, “yo no me meto” y cosas así, ser espectador de una agresión y no intervenir ni avisar a nadie, representa convertirse en
cómplice y a la larga insensibiliza frente a la violencia.
Si conocéis algún compañero o compañera que se encuentre en esta situación debéis darle apoyo. Nadie se merece ser víctima de maltrato.

¿Eres víctima de maltrato?

Sobre todo no te lo calles, díselo a alguien:
− al tutor o a un profesor en quien tengas confianza
− a un amigo o amiga
− saca el tema en tutoría y haz que se hable de ello
− directamente al jefe de estudios o al director
− a tus padres o a algún adulto
− haz un escrito o haz que alguien lo pida en tu nombre

Decirlo no es chivarse, es defender un derecho y trabajar para mejorar la convivencia.

Extraído de Jordi Collell y Carme Escudé (2005)