El ciclo de la violencia: ¿por qué se mantiene la violencia de género en la pareja?

6a00d8341bfb1653ef014e60f52737970c

Según Leonor Walker, para que se mantenga la violencia, para que ésta se quede en lo invisible y para que sea tan extremadamente difícil identificar la situación de violencia que se vive, es necesario un patrón que la sostenga e invisibilice.

Por supuesto, partiendo de que la estructura abusiva ya existe en esa pareja; podemos describir tres grandes momentos en este ciclo de la violencia:

La fase de tensión:

Donde hay fricciones y conflictos, donde el hombre expresa amenaza, hostilidad entre otras. Y donde las mujeres bajo la creencia de amor romántico creen que pueden “calmar la situación” y se sitúan en un lugar de constante sumisión y complacencia.

Fase de agresión:

Donde se produce la violencia física, sexual o psicológica. Donde la agresión es vivida como violencia por parte de la mujer. Aunque por los mecanismos de la propia violencia, se justifique.

Fase de conciliación:

Donde el hombre violento aparentemente se arrepiente y crea un artificio de cambio, donde las mujeres víctimas creen el artificio emocional de que “él puede cambiar” o “me quiere”.

Evidentemente cuanto más tiempo de la situación de maltrato en la que está la mujer, las agresiones son más frecuentes y con mayor intensidad. Es importante identificar que la violencia de género contra las mujeres ejercida por la pareja o expareja, no es un hecho puntual. Es producto de un proceso sistemático y continuo de deterioro, por parte del agresor, de la autonomía, la libertad y la autoestima de las mujeres.

 Este hecho no se produce de un día para otro, muy al contrario, es un hecho que su principal característica es que es de “escalada”, un escalada de peldaños pequeños y casi inapreciables.

 

Teléfono nacional de atención a la violencia de género: 016.

Teléfono para personas con discapacidad auditiva y/o del habla: 900 116 016.

 

Extraído del material ha sido elaborado por el equipo de Creación Positiva: Mª Luisa García Berrocal y Montserrat Pineda Lorenzo. Rosa Povedano Pérez y Mª del Mar Velasco Salles.