EL PELIGROSO JUEGO DE LA BALLENA AZUL

Seguro que en las últimas semanas has escuchado mucho el “juego de la ballena azul”, te explicamos un poco más sobre este peligroso fenómeno.

¿Qué es la ballena azul?

Este juego es un reto viral en el que los participantes, jóvenes de entre 13-18 años, deben pasar por varias pruebas, como tatuarse una ballena azul con un cuchillo, saltar al vacío desde grandes alturas, ver películas de terror el día entero o permanecer largos periodos de tiempo despiertos. La última prueba consiste en suicidarse. Su difusión comenzó a través de Internet en mayo de 2016 y se originó en una red social rusa.

El término “ballena azul” se refiere a los cetáceos que llegan a la costa de las playas por equivocación y que normalmente acaba con la muerte de las ballenas, lo cual se compara con el suicidio.

El juego tiene un funcionamiento simple pero peligroso. Una vez que el participante se inscribe se le asigna un administrador o curador que le da distintas tareas durante los siguientes 50 días y deberá ir superando una a una estas pruebas que irán aumentando en peligrosidad. El participante, para demostrar que ha superado los diferentes retos, debe grabarse con vídeo o compartir una fotografía de la finalización de la prueba. Tras superar distintos retos, el curador pide al participante que se suicide.

¿Y por qué los jóvenes “caen” en este juego?

Hay varias razones que podrían explicar este fenómeno. En primer lugar, la curiosidad y vulnerabilidad. Algunos suelen acceder a estos juegos por simple curiosidad, por experimentar emociones y situaciones nuevas sin ser conscientes del verdadero peligro. Otros chicos son vulnerables, pueden presentar baja autoestima, algunos trastornos del estado de ánimo o estar deprimidos y normalmente son muy influenciables. Pertenecer a estos grupos les hace sentir reconocidos, que forman “parte de algo” o que encajan en un mundo que no les comprende. Pueden llegar a ver una salida a los problemas de la adolescencia.

El efecto llamada o imitación también puede tener mucho que ver, los chicos a estas edades están buscando su propia identidad y sentirse integrados en un grupo. Además, en algunos casos, los niños y adolescentes reciben amenazas, por lo que es muy probable que el arrepentimiento no baste para dejar de jugar.

¿Y qué podemos hacer para luchar contra él?

A pesar de todo lo que se ha hablado de este fenómeno hay mucha información que no se conoce a ciencia cierta y no sabemos hasta qué punto este reto viral tiene parte de “leyenda urbana”. En cualquier caso hay algunas medidas que pueden ayudar a proteger a los adolescentes de este juego.

  • Los padres o tutores deben hablar con los chicos, advertirles sobre los peligros que representa el uso de internet. Deben explicar los riesgos de hablar con personas desconocidas, que al comienzo parece que los escuchan, los entienden, pero pueden tener intenciones negativas.
  • Debemos estar atentos a cualquier cambio de conducta, de apetito, posibles lesiones o incluso de forma de vestir de los adolescentes.
  • Debemos controlar las páginas y redes a las que acceden a través de su teléfono y ordenador, para detectar cualquier posible peligro.

Esperamos que te haya resultado útil esta información y recuerda que si tienes cualquier otra duda puedes contactar con nosotros en nuestra Asesoría Presencial los lunes y miércoles de 17:00 a 20:00 en la Casa de la Juventud de Córdoba. La consulta es gratuita y confidencial. También puede ser realizada de manera online o telefónica. Solicitando siempre cita previa en el teléfono 957764707 o en el email: asesoriasaludjuventud@ayuncordoba.es

Muchas gracias.