SEXUALIDAD Y JUVENTUD: CONOCE LOS DATOS DEL BARÓMETRO 2017 SOBRE CONDUCTAS DE RIESGO

Más del 45% de los jóvenes mantienen relaciones sexuales sin preservativo, aunque temen un embarazo o una enfermedad venérea, el 15% cree que compensa.

Casi la mitad de los jóvenes (45,6%) de entre 15 y 29 años reconoce haber mantenido relaciones sexuales sin preservativo en alguna ocasión, de los que un 26,4% dice hacerlo siempre o casi siempre sin él. Y eso que saben los riesgos que no usarlo conlleva: embarazos no deseados y posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual. Pero, pese a ello, un 15% reconoce que esa conducta le compensa.

Estos son algunos de los datos que ofrece el barómetro 2017 del ProyectoScopio, realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), que en esta ocasión evalúa la percepción que tienen los jóvenes sobre conductas de riesgo.

El 25% de los nuevos contagiados de enfermedad de transmisión sexual tienen entre 15 y 24 años. Estos datos corroboran lo que expertos en contracepción y sexología alertan desde hace años, que los jóvenes están perdiendo el miedo a los embarazos no deseados y, es­pecialmente, a las enfermedades de transmisión sexual. “Los jóvenes ya no tienen miedo. No piensan que puedan contraer una enfermedad de transmisión sexual, lo ven como una situación ajena y, como con­secuencia, llevan a cabo conductas de riesgo al practicar sexo”, señala la directora de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), Francisca Molero, entidad que ha puesto en marcha una ­campaña- Hazlo con la gorra- para incentivar el uso del preservativo. Según la FESS, uno de cada cuatro casos de los nuevos contagios diagnosticados tiene entre 15 y 24 años, siendo la sífilis y la gonorrea las enfermedades más comunes.

preservativo.jpg

Hay que aclarar, sin embargo, que el barómetro se refiere exclusivamente al uso del preservativo, por lo que no se descarta que los encuestados que refieren no usarlo sí utilicen otro método anticonceptivo, especialmente los que tienen más edad y viven en pareja.

Pero la escasa percepción del riesgo de muchos jóvenes no se limita al sexo. Según el barómetro del Centro Reina Sofía, a más del 40% les compensa emborracharse (especialmente a un 15,3%) y consumir drogas, especialmente porros. La cocaína, sin embargo, es vista con mayor recelo por los encuestados. Las mujeres, en general, perciben más el riesgo que los varones.

Esa sensación de ser invencibles y “no me va a pasar nada” tan propia de esta etapa de la vida se traduce en todos los ámbitos, incluido el de la seguridad vial. El 25% de los encuestados tienen conciencia de que conducir a una velocidad excesiva es muy peligroso, pero sin embargo creen que les compensa. Lo mismo ocurre con los que conducen tras haber bebido (12%), consumido cannabis (8%) y estimulantes (3%). Llama la atención que cuando se pregunta si han visto a jóvenes conducir tras consumir alcohol, el porcentaje se eleva al 40%, mientras que el 27 y el 13% asegura haber presenciado a compañeros ponerse al volante tras fumar marihuana o ­tomar algún estimulante.

Todos estos datos no hacen más que confirmar la necesidad de seguir trabajando mano a mano con los jóvenes, EDUCANDO EN SALUD para evitar estas cifras tan alarmantes.

Que no te engañen, las conductas de riesgo tienen sus consecuencias. ¡Échale cabeza!

Si tienes cualquier duda ponte en contacto con nosotros en nuestra Asesoría de Salud de la Casa de la Juventud.