El móvil multiplica la adicción a las apuestas online entre adolescentes

Hace dos meses, Proyecto Hombre alertó de un nuevo perfil de adicto: el de joven enganchado a las apuestas deportivas, que ha crecido en un 20% en el último año.

En los últimos años, una moda se ha hecho «trending topic» entre los jóvenes españoles. Se trata de las apuestas deportivas, un elemento incorporado al día a día de más de 217.000 ciudadanos de entre 18 y 25 años. Si se tiene en cuenta que, según datos de la Dirección General de Ordenación del Juego del Ministerio de Hacienda y Función Pública, unos 670.000 españoles apuestan al menos una vez al año, cerca de un 30% de los que lo hacen comprenden ese segmento de edad.

Las apuestas deportivas son una «moda» al alza. Solo en el segundo trimestre de 2017 movieron más de 1.400 millones de euros en España.

En este marco podría situarse a Javier, un joven que hace dos años tuvo un problema en su trabajo y se refugió en las apuestas «para no pensar en ello». «Me divertía y lo hacía junto a mis amigos», dice. Pero poco a poco, ese «juego» comenzó a dejar de serlo y llegó un punto en el que no podía «parar de apostar», casi siempre a través de su móvil. «De repente, pasé a no alegrarme por nada. Solo quería jugar, ganara o perdiera. Me evadí, me endeudé y perdí a mis amigos, pero me daba igual». Javier estuvo casi dos años apostando sin parar. Hoy acumula deudas por valor de 30.000 euros y está en tratamiento para desintoxicarse. «Estuve muerto en vida. Apostar ha sido lo peor que he hecho. La gente está muy confundida y piensa que solo se puede ser adicto al alcohol o las drogas. He estado dos años totalmente evadido. Ahora, he vuelto a nacer, aunque ya nunca llevo el teléfono encima», sentencia. No olvida dar un consejo: «Todos los que apuestan deberían darse cuenta de que el dinero fácil es una mentira».

La estructura de la sociedad actual, enganchada a las tecnologías, es clave. Los chavales son adictos al móvil y las casas de apuestas sacan aplicaciones, que son como juegos para ellos. Los chicos lo ven como una diversión y se juegan el dinero, que en ningún momento ven de manera física. Y es que los jóvenes son carne de cañón para la publicidad subliminal y tienen un arma muy peligrosa en su teléfono.

adicciones apuestas

Expertos en la atención de adolescentes han detectado un aumento de “adicciones sin sustancia” causadas por el uso excesivo del móvil, a través del que contactan con el juego o las apuestas. Y es que hay un motivo que explica la adicción: la excitación previa a la posibilidad de ganar es muy adictiva y activa la dopamina, el centro del placer del cerebro.

 Los especialistas afirman que se han multiplicado por cuatro o por cinco en el último año los menores atendidos por adicción al móvil, pero no significa que haya más que antes, porque no había esa conciencia, como ocurrió con el alcohol hace unos años cuando poca gente pedía tratamiento porque no lo percibía como un problema.

Respecto al perfil de los jóvenes que son más vulnerables a estas adicciones los que tienen pocas habilidades sociales. Por ello, la Red de Atención a las Adicciones (UNAD) ha lanzado el cómic Atajos, que se distribuirá en centros escolares de toda España, y que cuenta a través de tres historias protagonizadas por jóvenes y fácilmente reconocibles por ellos mismos, sus problemas con las apuestas deportivas, el alcohol y la violencia de género. Pretende despertar conciencia y generar visibilidad, porque lanza mensajes en sus escenarios y con su lenguaje.

Si tienes cualquier duda o quieres conocer más sobre este tema ponte en contacto con nosotros en la Asesoría de Salud de la Casa de la Juventud de Córdoba.

No ignores los peligros de las nuevas tecnologías, detrás de la pantalla de tu móvil también ocurren cosas maravillosas ¡Desconecta!