ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS: UN PELIGRO PARA LOS JÓVENES

El 18% de la población entre los 14 y los 18 años realiza un uso abusivo de las nuevas tecnologías según datos del Gobierno, a pesar de ello la OMS no reconoce aún estas adicciones.

El Ministerio de Sanidad ha incluido por primera vez en 2018 las adicciones a las nuevas tecnologías en el Plan Nacional de Adicciones, siendo los adolescentes y jóvenes el principal grupo de riesgo. La Organización Mundial de la Salud no reconoce la adicción a las nuevas tecnologías aunque a partir de 2018 sí admitirá que existe la adicción a los videojuegos. Se estima que solo un 1,4% de la población usuaria a las nuevas tecnologías puede ser adicta, y que la edad de riesgo es entre los 11 y los 25 años.

Un uso desmedido, una frecuencia demasiado recurrente o una inversión de tiempo y dinero fuera de lo normal, todo ello entra dentro de una adicción sin sustancia y se produce en aquellas situaciones en las que las personas experimentan una pérdida de control sobre su conducta. Las adicciones sin sustancia se caracterizan por desarrollar una fuerte dependencia y una pérdida de interés o deterioro en el resto de actividades.

adiccion-internet-tecnologias

Los expertos advierten que es necesario distinguir entre un uso irresponsable y una “adicción comportamental”. Esta responde a los mismos parámetros que las adicciones a sustancias: necesidad cada vez de más consumo para obtener satisfacción, agresividad en abstinencia, alteración de los hábitos del sueño y de la alimentación, aislamiento y pérdida de la vida familiar, profesional y educativa. Por lo menos un año el tiempo para considerar que un hábito presenta muestras de enfermedad, y es indicativo de haber adicción si la persona “es consciente de que tiene un problema pero no puede hacer nada para solucionarlo”. Médicos expertos avisan de que en muchos casos las adicciones a las TIC son síntomas de otros problemas, de malos hábitos o de trastornos mentales. “Estamos estudiando si la adicción a las TIC está causada por otras patologías, como ansiedad o una depresión, o si es la adicción la que lo genera”.

A modo de ejemplo encontramos la labor de la organización contra drogodependencias Proyecto Hombre, que inició hace cuatro años su programa para las adicciones a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). En 2013 atendieron a 3 personas y en 2016 ya eran 51, y ninguna de ellas adulta. En SPOTT (Centro de Prevención e intervención en drogodependencias) ocurre igual, han atendido una veintena de casos en dos años de especialización: al principio acudían sobre todo jóvenes de entre 18 y 19 años adictos a las apuestas online, pero la edad ha ido disminuyendo y la problemática diversificándose.

Todos estos datos no muestran más que un problema que va creciendo entre nuestros jóvenes. La solución pasa por una mayor concienciación con actividades formativas dirigidas a profesionales, niños y adolescentes y a aquellas familias interesadas en adquirir conocimientos y habilidades sobre conductas de uso, abuso y dependencia.

Te recordamos que en nuestra Asesoría de Salud podemos ofrecerte más información sobre este tema y ayudarte a resolver todas tus dudas. Además también ofrecemos talleres para todos los Centros Educativos de Córdoba interesados en adicciones sin sustancias.