ACOSO ESCOLAR O BULLYING

El bullying es el maltrato físico o psicológico deliberado y continuado que recibe un chico/a por parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con el objetivo de someterlo y asustarlo, con vistas a obtener algún resultado favorable para los acosadores o simplemente a satisfacer la necesidad de agredir y destruir que éstos suelen presentar. El bullying implica una repetición continuada de las burlas o las agresiones y puede provocar la exclusión social de la víctima.

Características del Bullying

  • Suele incluir conductas de diversa naturaleza (burlas, amenazas, agresiones físicas, aislamiento, etc.).
  • Tiende a originar problemas que se repiten y prolongan durante cierto tiempo.
  • Suele estar provocado por un alumno, apoyado por un grupo, contra una víctima que se encuentra indefensa.
  • Se mantiene debido a la ignorancia o pasividad de las personas que rodean a los agresores y a las víctimas sin intervenir directamente.
  • La víctima desarrolla miedo y rechazo al contexto en el que sufre la violencia; pérdida de confianza en sí mismo y en los demás y disminución del rendimiento escolar.
  • Disminuye la capacidad de comprensión moral y de empatía del agresor, mientras que se produce un refuerzo de un estilo violento.
  • En las personas que observan la violencia sin hacer nada para evitarla, se produce falta de sensibilidad, apatía e insolidaridad.
  • Se reduce la calidad de vida del entorno en el que se produce: dificultad para lograr objetivos y aumento de los problemas y tensiones.

Te dejamos a continuación un vídeo interesante sobre bullying y ciberbullying.

¿Qué podemos hacer? Decálogo educativo antiviolencia

  1. Adaptar la educación a los cambios sociales, desarrollando intervenciones con los iguales, familias y los centros educativos.
  2. Mejorar la calidad del vínculo entre profesores y alumnos, y ayudar a los chicos a que desarrollen proyectos académicos gracias al esfuerzo.
  3. Desarrollar opciones a la violencia.
  4. Ayudar a romper con la tendencia a la reproducción de la violencia.
  5. Condenar, y enseñar a condenar, toda forma de violencia.
  6. Prevenir ser víctimas. Ayudar a que los chicos no se sientan víctimas.
  7. Desarrollar la empatía y los Derechos Humanos.
  8. Prevenir la intolerancia, el sexismo, la xenofobia. Salvaguardar las minorías étnicas y a los niños que no se ajustan a los patrones de sexo preconcebidos.
  9. Romper la conspiración del silencio: no mirar hacia otro lado. Hay que afrontar el problema y ayudar a víctimas y agresores.
  10. Educar en la ciudadanía democrática y predicar con el ejemplo.

¡DI STOP AL BULLYING!