PREVENCIÓN DE LOS TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

Los trastornos de la conducta alimentaria son enfermedades caracterizadas por la alteración de los hábitos de ingestión de alimentos y de la imagen corporal que conllevan importantes problemas de salud físicos y psicosociales. Cada vez son más frecuentes y empiezan a edades más tempranas con datos como que un 6% de las chicas padecen alguno de estos trastornos y es la tercera enfermedad crónica en la población de entre 15-29 años.

¿Cuáles son los trastornos de la conducta alimentaria?

  • Anorexia nerviosa:

    Las personas que padecen anorexia nerviosa sienten un miedo intenso a aumentar de peso o engordar, y están excesivamente preocupadas por su silueta. Como consecuencia, presentan conductas anómalas en cuanto a la alimentación, el peso y el volumen y la silueta corporales, restringiendo la cantidad de alimentos que ingieren o realizando conductas como ejercicio físico excesivo. La persona puede verse gorda o desproporcionada, a pesar de tener un peso por debajo de lo considerado normal. Sufrir este trastorno tiene un gran impacto negativo en la vida familiar, social, laboral, académica y emocional. Al inicio de la enfermedad es posible que no se observen excesivos problemas. Incluso es posible que los afectados se sientan satisfechos con la pérdida de peso, ya menudo se ven recompensados por su entorno, pero al cabo de un tiempo aparecen los síntomas que indican que algo no funciona.

  • Bulimia nerviosa:

    La Bulimia Nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por episodios de atracones (ingesta voraz e incontrolada), en los que se ingiere una gran cantidad de alimento en poco espacio de tiempo y generalmente en secreto. Las personas afectadas intentan compensar los efectos de las sobreingesta mediante vómitos y otras maniobras de purga o aumento de la actividad física. Muestran preocupación enfermiza por el peso y la figura, pero no se producen necesariamente alteraciones en el peso, ya que tanto pueden presentar peso normal, como bajo peso o sobrepeso. La bulimia nerviosa suele ser un trastorno oculto, fácilmente pasa desapercibido, y se vive con sentimientos de vergüenza y culpa.

  • Trastorno por atracón:

    El trastorno por atracón se caracteriza por episodios de ingesta compulsiva de forma recurrente. Tiene muchas similitudes con la bulimia nerviosa. La diferencia principal es que la persona que sufre un trastorno por atracón no realiza conductas compensatorias (vómito, abuso de laxantes o diuréticos, ayunos, ejercicio físico en exceso, etc …). También es habitual que la persona que tiene este trastorno presente síntomas depresivos. Una de las consecuencias más habituales del trastorno por atracón es sufrir sobrepeso u obesidad, con los riesgos que ello conlleva para la salud: diabetes, hipertensión, colesterol, etc.

Otros trastornos asociados con la alimentación:

  • Vigorexia: Trastorno del comportamiento que se caracteriza por la obsesión de conseguir un cuerpo musculado, por lo que se llega a una actividad física excesiva y una preocupación obsesiva por la figura. Suele ser más común en hombres.

  • Ortorexia: trastorno de la conducta alimentaria que consiste en la obsesión por la comida sana. Las personas que sufren esta patología se ven obligadas a seguir una dieta que excluye la carne, las grasas, los alimentos cultivados con pesticidas o herbicidas y las sustancias artificiales que pueden dañar el organismo, pudiendo provocar carencias nutricionales.

Perfil de las personas con un TCA

Los factores genéticos, psicológicos y biológicos hacen al individuo más vulnerable a las influencias sociales y culturales que actúan como desencadenante del trastorno, siendo la mayoría de los casos se inician con dietas de adelgazamiento sin control profesional.

  • Personas inseguras
  • baja autoestima
  • muy perfeccionistas
  • pendientes de lo que se espera de ellas o de satisfacer a los demás
  • miedo a fallar o a madurar
  • Principalmente chicas en una proporción de 9 de cada 10 personas

Te dejamos un vídeo sobre los cambios sobre el ideal de belleza a lo largo de los años.

¿Cómo prevenir los TCA?

  • Educar para crear una imagen corporal positiva
  • Fomentar una buena autoestima
  • Llevar a cabo un estilo de vida saludable: ejercicio y alimentación
  • Favorecer un sentido crítico de los medios de comunicación, publicidad, ideal de belleza…
  • Apoyo social

SI CREES QUE PUEDES TENER UN TRASTORNO DE ALIMENTACIÓN NO LO DUDES ¡BUSCA AYUDA!