SEXUALIDAD Y RELACIONES AFECTIVAS

La sexualidad forma parte de nuestras vidas. No es algo que nos podamos quitar o poner, nuestro cuerpo es sexuado. Tenemos intereses y comportamientos sexuales en todas las edades, cada edad es diferente y se vive de forma distinta, pero en todas ellas es importante.

Las niñas y los niños pequeños no sólo tienen necesidades biológicas, sino también sociales, afectivas y sexuales. Tocar, abrazar, acariciar, mecer, mirar, cantar, hablar, sonreír, observar sus gestos y responder a ellos, es la mejor manera que tenemos de ayudarles para un buen desarrollo de su persona.

Con el inicio de la pubertad y gracias a las hormonas (sobre todo testosterona en chicos y estrógenos en chicas) se van a producir una gran cantidad de cambios físicos y psíquicos que van a ir acompañados de la maduración sexual. En la adolescencia van a nacer las primeras relaciones de pareja y los primeros amores, apareciendo también las primeras necesidades específicamente sexuales: deseo, atracción y enamoramiento. Es necesario en esta etapa ofrecer una adecuada educación afectiva-sexual para favorecer relaciones de pareja saludables basadas en el respeto y el afecto.

Cuando hablamos de sexualidad estamos refiriéndonos no sólo a una dimensión importante de nuestra personalidad, sino a una realidad que somos. Sexualidad hace referencia a mucho más que mantener relaciones sexuales basadas en el coito con otro persona.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la sexualidad es una energía que nos motiva a buscar afecto, contacto, placer, ternura e intimidad, influencia nuestros pensamientos, sentimientos, acciones e interacciones y, por tanto, influye en nuestra salud física y mental.

Te animamos a que sigas consultando nuestra página para resolver todas tus dudas. Si quieres conocer más sobre este tema ponte en contacto con nosotros en la Casa de la Juventud de Córdoba o en nuestro correo asesoriasaludjuventud@ayuncordoba.es